Arizona alberga una variedad de parques y monumentos nacionales que se extienden por todo el estado y contienen ecosistemas desérticos raros, cañones espectaculares, pináculos rocosos, restos de bosques prehistóricos y sitios históricos. Muchas de estas áreas protegidas están agrupados relativamente juntos cerca de sus principales ciudades, por lo que es fácil visitar más de uno en un día.

Los Mejores Parques y Monumentos Nacionales del Estado de Arizona

Parque Nacional del Gran Cañón. Uno de los parques nacionales más famosos de todos los Estados Unidos cuya característica central es una escarpada garganta que fue excavada por el río Colorado a lo largo de millones de años y a menudo se considera una de las Siete Maravillas Naturales del Mundo. El parque nacional cubre una superficie de 4926 km2 y recibe cada año más de seis millones de visitantes recreativos con la mayoría de la gente llegando en los meses de verano y visitando principalmente el borde sur.

Monumento Nacional Canyon de Chelly. Ubicado en el noreste de Arizona, el Monumento Nacional Cañón de Chelly es uno de los monumentos nacionales más visitados de los Estados Unidos. Es un lugar fascinante para conocer no solo por sus estructuras geológicas, sino también por las ruinas de las tribus indígenas en lo alto de las paredes en los acantilados. El acceso al fondo del cañón está restringido, pero los visitantes pueden explorarlo cuando están acompañados por un guardaparque o un guía autorizado.

Parque Nacional Saguaro. Situado en el sureste de Arizona, este parque nacional estadounidense está dividido en dos secciones que ofrecen grandes oportunidades para ver la flora y la fauna del desierto de Sonora que incluye imponentes cactus, pájaros carpinteros, tortugas del desierto y liebres de orejas largas. El Parque Nacional Saguaro tiene un recorrido panorámico maravilloso pero relativamente corto, increíbles miradores y caminatas que van desde fáciles hasta desafiantes.

Monumento Nacional Organ Pipe Cactus. Como sugiere el mismo nombre, el monumento nacional es el único lugar en los Estados Unidos donde se encuentran en cantidades significativas el pitayo dulce (Stenocereus thurberi) que florece solo por la noche en mayo y junio y brota frutos comestibles de color rojo. El Monumento Nacional Organ Pipe Cactus un excelente lugar para el senderismo con montañas altas y vistas espectaculares de los alrededores.

Monumento Nacional Chiricahua. Conocido coloquialmente como el «País de las Maravillas de las Rocas», el Monumento Nacional Chiricahua se extiende sobre casi 49 km2 de naturaleza salvaje en la esquina sureste de Arizona, y alberga extrañas formaciones rocosas como chimeneas de hadas y piedras caballeras. Es un lugar ideal para el senderismo y la observación de aves con 24 kilómetros de senderos para caminatas y un encantador espacio de campamento ubicado entre robles y pinos.

Monumento Nacional Wupatki. Ubicado en las tierras altas del norte de Arizona, el Monumento Nacional Wupatki es rico en sitios arqueológicos de los antiguos nativos americanos e impresionantes vistas de la Sierra de San Francisco y el Desierto Pintado. Estos asentamientos de piedra caliza y arenisca formaron parte de un importante centro de comercio y cultura de distintas culturas indigenas desde principios del siglo XI y ahora están parcialmente restaurados.

Monumento Nacional Volcán Sunset Crater. A poca distancia de la ciudad de Flagstaff, el Monumento Nacional Volcán Sunset Crater es un maravilloso espacio de volcanes y antiguos campos de lava. Su volcán emblemático entró en erupción por última vez alrededor del siglo XI y cambiando para siempre el paisaje y la ecología del área circundante. Los visitantes pueden aprender su violenta historia geológica al detenerse en sus miradores panorámicos y explorar sus senderos a varias formaciones volcánicas.

Parque Nacional del Bosque Petrificado. Llamado así por sus grandes depósitos de madera petrificada, el Parque Nacional del Bosque Petrificado a menudo es pasado por alto por quienes viajan a lo largo de la Interestatal 40. Tiene tierras altamente erosionadas y coloridas, un clima seco y ventoso y senderos cortos hacia una variedad de vistas únicas. Sus fósiles ofrecen un vistazo de qué plantas y animales vivieron hace más de 200 millones de años.

Monumento Nacional Cañón Walnut. A menudo pasado por alto cerca de Flagstaff, el Monumento Nacional Cañón Walnut cuenta con las notables formaciones geológicas del propio cañón y dos caminatas por antiguas viviendas en los acantilados que fueron habitadas por el pueblo Sinagua desde aproximadamente 1100 hasta 1250 d.C. Debido a las temperaturas cálidas del verano y la gran altitud, siempre debes llevar agua y protector solar para garantizar una visita segura y agradable.

Monumento Nacional Castillo de Montezuma. Cerca de la ciudad turística de Sedona, el Monumento Nacional del Castillo de Montezuma alberga un conjunto de viviendas bien conservadas que fueron construidas y utilizadas por el pueblo Sinagua entre aproximadamente 1100 y 1425 d. C. La estructura principal está ubicado en un imponente acantilado de piedra caliza y consta de cinco pisos y unas 20 habitaciones. Los descendientes de este pueblo indígena regresan periódicamente para realizar ceremonias religiosas.