El Día Internacional de la Geodiversidad se celebra 6 de octubre según fue proclamado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) con el objetivo de promover y visibilizar la importancia del patrimonio geológico en la humanidad.

Esta efeméride surgió debido a una solicitud efectuada por la Unión Internacional de Ciencias Geológicas (IUGS) y otras organizaciones científicas para generar conciencia sobre los beneficios que brinda la geodiversidad a la sociedad y el medio ambiente.

La geodiversidad es la variedad de materiales terrestres (rocas, sedimentos, fósiles, suelos y agua) y procesos geológicos y morfogenéticos que constituyen y dan forma a la Tierra.

La geodiversidad también constituye una parte importante del desarrollo de soluciones basadas en la naturaleza para los desafíos ambientales globales y las demandas de recursos naturales.