¿Son adictivos los videojuegos?

La adicción a los videojuegos se caracteriza por el uso excesivo o compulsivo de los juegos de computadora o videojuegos que interfiere con las actividades cotidianas de una persona. Este tipo de adicción son a menudo asociados a los más jóvenes, y ha sido una preocupación cada vez mayor para los padres por los efectos a largo plazo de los videojuegos sobre todo en los niños.

El uso excesivo de los juegos de computadora o videojuegos es definido como jugar por más de dos horas por día. Estudios de investigación muestran que sólo 10 a 15% de los jugadores de videojuegos cumplen los criterios de adicción.

La adicción a los videojuegos se observa más comúnmente en los jugadores de videojuegos de rol multijugador masivos en línea (MMORPG), ya que estos juegos son interactivos, sociales, competitivos y suceden en tiempo real.

Aunque las investigaciones de esta adicción no son concluyentes, la American Psychiatric Association (APA) dice que existe suficiente evidencia que indica que la adicción a los videojuegos es una condición que requiere mayor estudio, ya que sus síntomas son similares a las de otras adicciones psicológicas conocidas.

Hay pruebas que indican que los videojuegos pueden ser perjudiciales como aumentar el riesgo de convulsiones inducidas por la luz y trastornos musculoesqueléticos de las extremidades superiores. También puede aumentar los pensamientos y comportamientos agresivos y reducir los comportamientos sociales y cooperativos. Sin embargo, estos efectos pueden implicar muchos más factores que simplemente la cantidad de tiempo que la persona pasa jugando.

Personas que pasan muchas horas al día jugando videojuegos, descuidan su higiene personal, ganan o pierden peso significativo y dañan sus periodos de sueño. Suelen jugar en horas del trabajo, evitan el contacto con familiares y amigos, y mientan sobre cuánto tiempo pasan jugando.

Hay casos que las personas han fallecido después de pasar prolongadas horas jugando videojuegos, causado por falta de sueño y abstenerse total o parcialmente de comer o beber.

Cuanto más jóvenes comienzan a usar los videojuegos, hay más probabilidades de que desarrollen comportamientos parecidos a la dependencia.

El tratamiento puede variar dependiendo del paciente. Sin embargo, la terapia más adecuada es la cognitivo-conductual en donde se realizan ejercicios en los cuales el paciente adquiere una conciencia de la cantidad de tiempo que pasa jugando y cómo los videojuegos han cambiado su estilo de vida y sus relaciones personales.

Algunos países como Corea del Sur, China y los Estados Unidos, han respondido a los peligros de la adicción al videojuego mediante la apertura de centros de tratamiento.

Publicidad
Artículos Recientes