Consejos para un Halloween Seguro

Cada Halloween, millones de niños realizan la popular actividad de Trick-or-Treat (Dulce o Truco) en la que ellos recorren las casas de su vecindario disfrazados y pidiendo dulces. Aunque Halloween es un tiempo de diversión y vives en una buena comunidad, siempre vale la pena tomar precauciones para mantener a los niños seguros.

Asegúrate de que sus niños usen disfraces y calzados que le queden bien y cómodos. Proporcionales disfraces altamente visibles para garantizar que su hijo pueda ser visto fácilmente por la noche. Si van a usar una mascara, asegúrese de que puedan ver con claridad.

Si su vecindario está mal iluminado, proporcionale una forma de iluminación (linterna) para ayudarlos ver claramente dónde caminan.

Nada es peor que tener un resfriado el día después de Halloween. Observe el pronóstico del tiempo para asegurarse de que los disfraces sean adecuados para el clima y que lleven una chaqueta por si acaso.

Es recomendable que los niños salgan en pequeños grupos (3 a 10 individuos) o si los niños son muy pequeños un adulto o un hermano mayor debe acompañarlos.

Antes de salir, asegurate que sigan las reglas de seguridad en la calle como mantenerse en las aceras y utilizar los cruces peatonales. Si no hay acera, debe caminar cerca del borde y de frente al tráfico.

Debes establecer una ruta segura y un tiempo de retorno. Verifique si hay peligros en su zona como aceras rotas o trabajos de construcción. Si una casa no tiene luces encendidas, es posible que los propietarios no están o no quieran participar en Halloween. También los niños deben mantenerse alejados de los hogares con perros.

A menos que sea el hogar de un pariente o un amigo de la familia cercano, los niños nunca deben ingresar a una casa durante el Dulce o Truco.

Para evitar situaciones tensas con sus vecinos, anime a sus hijos a ser respetuosos con todos, especialmente cuando reciben sus golosinas.

A pesar de que es altamente improbable, debes revisar cualquier dulce con envoltorios rasgados, y deseche todo lo que esté abierto o manipulado. Si tienes niños menores de 3 años, debes eliminar cualquier golosina que sea demasiado pequeña y pueda representar un peligro de asfixia.

Publicidad
Artículos Recientes