Río Ozama Santo Domingo, República Dominicana
abril 20, 2011 | Por - admin

El río Ozama, en Santo Domingo, es muy conocido por su contaminación y por la indigencia que lo rodea, sin embargo, este río tiene otra cara que no todos conocen: el Ozama es el estuario más grande del país y el mayor cuerpo de aguas superiores navegables, con 50 kilómetros lineales que le conceden un notable atractivo.

Además el río Ozama cuenta con humedales, que son reservas ecológicas estratégicas por las especies que albergan sus ecosistemas, donde hay grandes senderos, lagunas, bosques, caños, ríos, manantiales y una fauna asociada al ecosistema.

Estos humedales, que abarcan cerca de 47 kilómetros cuadrados, y que constiruyen un área protegida, son una de las mayores atracciones naturales de Santo Domingo. A estos se pueden acceder por las carreteras de Bayaguana, Monte Plata, La Victoria y San Luis.

En el lugar, la laguna Manatí es la segunda más grande de las tres lagunas del parque que sirven de hábitat para especies endémicas del lugar, destacándose los patos, yaguazas, zaramagullones, garzas de rizos, y carraos. Las otras lagunas son Flamenca y la Enea.

Comentarios

Comentarios

  • El Obelisco Macho de Santo Domingo, República Dominicana Santo Domingo | 21/09/2014 | Por admin

    El Obelisco de Santo Domingo, también conocido como Obelisco Macho, está ubicado en la avenida George Washington y cuenta con 40 metros de altura. Este fue diseñado en 1936 por Alfredo González Sánchez y construido por el ingeniero Rafael García Bonnelly.

  • Centro de los Héroes de Santo Domingo, República Dominicana Santo Domingo | 16/09/2014 | Por Bethania Ortega

    El Centro de los Héroes, también conocido como “La Bolita del Mundo” es otra de las construcciones solicitadas por el mismo tirano Rafael Leonidas Trujillo para celebrar el 25 aniversario de su llegada al poder.

  • Calle Las Damas en Santo Domingo República Dominicana Santo Domingo | 08/09/2014 | Por Bethania Ortega

    Esta vía aún conserva la elegancia de las nobles damas que en tiempos coloniales se paseaban por ella. Enmarcada por las más antiguas residencias del Santo Domingo colonial, este camino acoge con el mismo espíritu tranquilo y agradable a los variados transeúntes que hoy día se pasean a todas horas por ella.