La llegada de un nueve bebé: Evite los celos y cambios de conducta
agosto 2, 2016 | Por - Paola Chaljub

Celos por la Llegada del Nuevo BebéLa llegada de un bebé a la familia es sin duda alguna un motivo hermoso para celebrar. Los bebés siempre traen alegría y nueva vida a la familia. Sin embargo, de igual forma puede despertar celos o cambios de conducta en sus hermanos, en especial, si hasta el momento el hogar estaba compuesto de tres personas: mamá, papá y un pequeño que era “el “hijo único”.

En primer lugar, vive la llegada del recién nacido con felicidad e incluye a su hermano dentro de los cuidados del bebé. Hazle participar en la elección del nombre, de sus muñecos y del diseño de su cuarto. Si tu hijo mayor siente que este nuevo bebé es parte de él y su lugar de hermano mayor es importante, no habrá un motivo para sentirse desplazado.

Explícale que dejará de ser “el hijo único” para ganar otro lugar que es el de “hermano mayor”, el cual tendrá algunas ventajas y también desventajas como cualquier lugar. Ten presente que si prestas atención a sus necesidades y respondes con preocupación, tu hijo mayor podrá recibir a su hermano con la misma felicidad que ti.

Cuando aparece un nuevo hermano, la rutina de la familia se modifica y debe reorganizarse. Más allá del amor que tengas hacia tu primer hijo, la llegada de su hermano, tarde o temprano le producirá celos. Toma en cuenta que este sentimiento es natural en el ser humano y que, para que todo funcione bien, sólo tendrás que actuar de tal forma que cada uno de tus niños se sientan especiales y reciban la atención que necesitan.

1) Busca momentos de exclusividad para realizar actividades con él y en las que, el más pequeño, por razones obvias, no podrá participar. Por ejemplo, salir a pasear en triciclo, ir a tomar un helado, etc.

2) Mantén las rutinas de tu hijo mayor a pesar de las grandes demandas que puedas tener con tu bebé. Él debe continuar con las mismas actividades y los horarios de comida, baño, clases, juegos o ir a la cama como de costumbre.

3) Respeta si tu hijo mayor no desea compartir todo con su hermano menor. Si el más pequeño llora, no es motivo para que el mayor tenga que ceder. Puedes preguntarle de antemano si hay algo que no quiere prestarle y darle autoridad para que lo conserve consigo mismo. De esta manera sentirá que es respetado y la convivencia será más armoniosa.

4) Trabaja en función de la hermandad y evita realizar comparaciones. Acompaña a cada uno de tus hijos, resaltándoles lo que son capaces de hacer, y no te enojes si no cumplen con todas tus expectativas.


Últimas Actualizaciones