Traje de baño, pieza imprescindible para disfrutar la Semana Santa

pieza1A pesar de que la Semana Santa invita a muchos a descansar y reflexionar, otros eligen estos días no laborables para irse de playa, río o piscina con familiares y amigos. Si ese es tu caso, te presentamos algunas ideas para que elijas el traje de baño más adecuado según tu silueta y puedas lucir fabulosa en estos días de sol y playa.

Para las chiocas que no tienen mucho pecho, lo ideal es usar un bikini tipo babydoll, es decir esos que dibujan el escote en forma de corazón gracias a los aros del brassiere. Opta por colores vivos como el rojo, rosado fucsia o naranja, pues tus pechos lucirán con mayor sensación de volumen. Olvídate de los tonos oscuros y pruébate bañadores con estampados de rayas horizontales, los de flores grandes y los de lunares.

Para chicas con trasero prominente, lo más apropiado es usar traje de baño con pantaloncitos. Si por el contrario, quieres lucir pompis más grandes, usa blanco en la parte inferior de tu bañador.

Si estás un poco subidita de peso, busca colores oscuros y texturas moderadas. Evita los estampados, en caso de usarlos busca aquellos con líneas verticales, estos te hacen lucir más alta y estilizada.

Si quieres ocultar las caderas anchas, colócate un pareo en combinación con tu traje de baño y que se deslice hasta tus piernas. Elije un bañador con detalles llamativos en el escote, para llamar la atención hacia arriba, bien lejos de sus caderas.

Dato curioso: ¿Cómo nace el traje de baño?

El traje de baño ha sufrido una gran evolución a lo largo del tiempo, del vestido de baño de seis piezas del siglo XIX, pasando por el bikini de los años cuarenta y el monobikini propio de los 70’s, hasta el más atrevido de hoy en día. El primer traje de baño fue un taparrabos que utilizó una cortesana egipcia llamada Tais, para darse un chapuzón junto con Alejandro Magno y todo su ejercito, estando estos últimos desnudos.

Desde la Edad Media hasta finales del siglo XV, la gente se bañaba desnuda. Fue con la llegada de la Reforma Protestante que países como Holanda se alzaron contra las exhibiciones en público que eran algo tan natural. En el siglo XVII, Madame de Maintenon consiguió que los parisinos no se privaran del espectáculo que suponía ver a las jóvenes bañistas a orillas del Sena. Los franceses siempre fueron “open mind”. El traje de baño de ese entonces que se usaba en las fiestas campestres era una camisa de baño, la cual guardaba las apariencias, hasta que se entrara la persona al agua.

Hasta ese momento el traje de baño había recibido la influencia en su diseño de la ropa interior pero con el tiempo aparece un nuevo concepto, formado por una túnica y un pantalón, siendo utilizado por ambos sexos desde finales del siglo XIX.

Publicidad
Artículos Recientes