Santuario de San Dionisio en Higuey: Una de las primera parroquias de las Américas
julio 17, 2016 | Por - Rafael J. Rey

HIGUEY-14El Santuario de San Dionisio es una pequeña iglesia ubicado frente el Parque Central de Higuey en la provincia de la Altagracia. Es una de las atracciones principales de esta ciudad caribeña, y el primer templo de la Virgen María en Ámerica.

La construcción de este monumento de ladrillo de estilo romántico fue iniciado en 1569 y terminó en 1572, sustituyendo la vieja ermita techada de paja. Fue levantado como un santuario para adorar a la pintura de Nuestra Señora de la Altagracia.

San Dionisio representó una construcción solida en aquella región que ha logrado resistir terremotos y tormentas a lo largo de los años. Cuenta con un techo en forma de boveda que es sostenido con cinco arcos elegantes pero fuertes. La cupula tiene la forma de media naranja, mientras el espacio que ocupa el altar mayor asemeja una concha marina. La decoración de la cupula cuenta con una estrella formada de piedra y arcos con hermosos rosetones incustrados.

HIGUEY-13El Altar Mayor presenta el Santo Retablo que es una obra de arte de estilo barroco tallada a mano con caoba local donde la imagen de Nuestra Señora de la Altagracia estuvo presente antes de su traslado a la Basílica de Higuey.

La antigua iglesia tiene un simple campanario, cuyas campanas fueron donadas por don Joaquin Alfáu en 1864.

El santuario guarda muchos objetos de gran valor histórico e religioso, incluyendo una hermosa corona de oro y piedras preciosas que fue donada por el pueblo dominicano el 15 de agosto de 1922 en celebración de la canónica y pontifica coronación de la pintura de la Virgen.

El marco de oro y plata de la sagrada pintura cuenta con piedras preciosas incrustradas, y una de ellas es una esmeralda donada por el papa San Pio X al Arzobispo Adolfo Alejandro Nouel en el año 1912 para conmemorar su elección como Presidente de la República Dominicana.

Otros objetos preciosos que cuenta el Santuario resalta un elegante trono de plata con incrustaciones y campanillas de oro para las procesiones del cuadro sagrado en 1811.


Últimas Actualizaciones