Mitos alimenticios y la realidad de esas falsas creencias
octubre 16, 2016 | Por - Norys Velez

AlimentacionHay personas que suelen inventar comentarios absurdos con relación a determinado tema, y lamentablemente hay otros que los creen, así surgen los mitos y malas creencias. Los alimentos no se escapan de esta realidad. Descubre, tan solo algunos de los tantos mitos alimenticios y conoce la realidad de estas falsas afirmaciones.

Mito: Hay ciertos alimentos que ayudan a quemar grasa.
Realidad.
Según el “efecto calórico negativo”, el acto de masticar y digerir ciertas comidas quema más calorías de las que tiene la comida misma. Los pepinos, el apio y las toronjas están en los primeros puestos de la lista de comidas que se rumora “ayudan a quemar grasa”. Sin embargo, la realidad es que las comidas bajas en calorías y altas en nutrientes con seguridad lo ayudarán a perder peso, no porque generen calorías negativas sino porque está masticando eso en vez de galletas, papas fritas y dulces.

Mito: Es más favorable consumir seis comidas ligeras que tres abundantes.
Realidad.
Mientras la comida que elija para todo su día sea sana y no muy alta en calorías, cualquiera de estos estilos de alimentación funciona. Hay mucha gente que prefiere comer más volumen con menor frecuencia por sus ajetreadas agendas o por su abundante apetito. Si esto es lo que le pasa a usted, sólo asegúrese de controlar sus calorías diarias y trate de no pasar más de cuatro o cinco horas sin comer.

Mito: Las frutas y verduras frescas son más nutritivas que las congeladas.
Realidad.
Puede llegar a obtener más sustancias nutritivas en algunas frutas y verduras congeladas, debido a que el producto “fresco” que acaba de comprar en el supermercado puede ser más viejo de lo que usted piensa. Después de ser recolectado, el producto puede estar varios días siendo clasificado, empaquetado y luego enviado al súper mercado. Durante ese tiempo, los cambios de luz y temperatura le quitan importantes nutrientes a las frutas y verduras, tales como la vitamina C y el folato.

Mito: El café descafeinado no tiene cafeína.
Realidad.
Las variedades de descafeinados contienen entre 8 y 32 miligramos de cafeína, dependiendo del tamaño de la taza. Aunque menos de lo que contiene un café común (una taza típica tiene de 100 a 150 miligramos de cafeína), queda claro, aunque parezca un trabalenguas, que el café descafeinado si contiene cafeína.

Mito: Da igual consumir margarina y mantequilla.
Realidad.
La mantequilla contiene grasa saturada que, al comerla en exceso, puede hacer subir el colesterol, incrementando el riesgo de enfermedades del corazón. La margarina contienen grasas “trans”, que incrementan el colesterol “malo” LDL y disminuyen el “sano” (HDL). La mejor opción es una margarina vegetal.

Mito: Los guineos hacen que engordes.
Realidad.
Un guineo mediano posee 105 calorías. Tendrías que comer al menos seis guineos para consumir las mismas calorías que un pedazo de pizza. La realidad es que los guineos son una buena fuente de fibras, magnesio y potasio, y todos ellos ayudan a controlar la presión arterial.


Últimas Actualizaciones