Francisco Gregorio Billini: El 23º Presidente de la República Dominicana
noviembre 28, 2016 | Por - admin

Francisco-Gregorio-BilliniFrancisco Gregorio Billini Aristi (1844-1898) fue un novelista, periodista y educador dominicano quien gracias al apoyo del ex presidente Ulises Heureaux sirvió como el 23ro presidente de la República Dominicana (1884-1885).

Nació el 25 de mayo de 1844 en la ciudad de Santo Domingo.

Motivado por su patriotismo y encendido descontento contra la anexión a España (1961) que lo llevó en dos ocasiones a la carcel por orden de la nueva administración española, se unió al ejército restaurador bajo las órdenes del general José María Cabral y Luna.

Billini fue capturado por las tropas españolas en las orillas del río Nizao, y fue canjeado en Puerto Plata al finalizar la Guerra de la Restauración en 1865.

Después de la Guerra de la Restauración, Billini era conocido como uno de los principales opositores del gobierno de Buenaventura Báez. Su gran descontento con las intenciones anexionistas de Baez resultó en su arresto y exilio en 1868.

A su regreso al país, se desempeñó como diputado de Azua (1874), Ministro de Guerra y Marina (1880) y Presidente del Senado y Congreso (1882).

Billini sirvió como vicepresidente bajo tres presidentes, antes de anunciar sus intenciones de convertirse en Presidente de la República Dominicana. Asumió el cargo el 1 de septiembre de 1884, pero renunció el 16 de mayo de 1885 por las presiones del general Ulises Heureaux.

En su breve mandato, Billini promovió la instrucción pública con el impulso de los maestros ambulantes para las zonas rurales.

A partir de 1890, dirigió el colegio San Luis Gonzaga tras la muerte de su fundador Francisco Xavier Billini, conocido en la República Dominicana como “Padre Billini”.

Murió en Santo Domingo el 28 de noviembre de 1898.

En 1998, sus restos fueron trasladados al Panteón Nacional en Santo Domingo por orden del presidente Leonel Fernández.

Actualmente, una de las estaciones del Metro de Santo Domingo lleva su nombre.

Una de las contribuciones más importantes de Billini fue a la literatura dominicana, cuya novela Baní o Engracia y Antoñita (1892) criticaba el comportamiento político-social y las costumbres de los habitantes de Baní o banilejos durante el siglo XIX.


Últimas Actualizaciones