¿Cómo Elegir la Crema Facial Correcta para el Rostro?

Sin lugar a dudas, las cremas faciales representan uno de los regalos más preciados por todas las mujeres. Sin importar tendencias, estilos o personalidad, cada mujer siempre tiene el interés de cuidar su rostro.

Las cremas brindan la oportunidad de mantener el rostro hidratado, de proteger contra el exceso de rayos de sol y de cierto modo, representan también esa dosis de cariño diario que las mujeres se ofrecen a sí misma.

La importancia de elegir una crema correcta para el rostro gira en torno al nivel de humectación a través del contenido de agua y el factor de protección, sobre todo, en primavera y verano cuando el sol está en sus buenas. Sin faltar, los beneficios que puede aportar cuando se trata de cremas antiarrugas o antiacné.

Otro factor a tener en cuenta es el tipo de piel, ya sea seca, mixta o grasa, cada tipo de piel necesita un cuidado exclusivo, de ese modo se garantiza el efecto de las cremas y se logra un efecto mucho más bonito y cuidado en la piel.

Lo siguiente es la aplicación eficaz. No se trata sólo de aplicarla, se trata de dar masajes en el área indicada para que penetre y si se abunda, se pueden auxiliar de métodos y técnicas para aplicarlas de acuerdo a la zona de la cara para que se le saque el mayor provecho al producto.

Una vez tengas la piel limpia, lávate las manos, sécalas y coge la cantidad justa de crema facial que te vas a aplicar. Un truco es coger una pequeña cantidad con las yemas de los dedos y ponerla en el hueco de la palma de la otra mano. Muévela como si estuvieras mezclando dos emulsiones a la vez, para que coja temperatura . Después aplícala en la cara por partes. De este modo, notarás que la crema se desliza por tu piel mucho mejor y que penetra antes.

Los movimientos circulares hacen que la crema penetre más en la piel. Si empiezas de arriba hacia abajo, es decir, desde el cuello hasta la frente, estimularás la firmeza de la piel. Si haces movimientos descendentes provocarás que la piel se desprenda del músculo, causando, a la larga, flacidez. Cada zona a tratar tiene un movimiento de rotación distinto.

Así, el contorno de ojos se rota con un movimiento muy suave de los dedos índice y medio de cada mano. En el párpado superior se empieza en el lagrimal (entre la ceja y la nariz) y se deslizan los dedos por debajo de la ceja hasta el ángulo exterior varias veces. En el párpado inferior se empieza desde el ángulo exterior hasta el lagrimal. Por su parte, en el mentón se debe tomar un lado en sentido ascendente, desde la barbilla hasta las orejas y luego el lado contrario. Las mejillas se masajean hacia arriba y hacia los lados.

Y si antes de la crema eliges aplicar un serum, toma en cuenta, que se debe aplicar con el rostro limpio, dando suaves masajes circulares ascendentes en el cuello, en la zona del mentón, en los pómulos, en la nariz, en el entrecejo y en la frente.

Publicidad
Artículos Recientes