El Dilema de Despertar o No a un Sonambulo

SonambuloCifras en estudios revelan que al menos un 40 por ciento de las personas se han levantado de su cama en medio de la noche y deambulado profundamente dormida por la habitación, o incluso por el departamento. A medida que crecemos eso ocurre con menos frecuencia, pero entre el 1% y el 2,5% de adultos aún lo hace.

Algunos sonámbulos imaginan que están escapando de algo que los asusta. Otros inspeccionan meticulosamente armarios y cajones buscando alguna cosa.

Una de las recomendaciones que seguramente habrá escuchado es que es peligroso despertar a un sonámbulo y, que hacerlo, los daña de alguna manera. Esto no es estrictamente cierto, aunque es verdad que a un sonámbulo no le agrada que lo despierten mientras camina dormido.

También es un mito que los sonámbulos no se lastiman al caminar: es posible que tropiecen si en el camino hay un objeto fuera de lugar o si están en un lugar poco familiar, como por ejemplo si se aventuran a la calle.

Lo mejor si vemos a alguien caminar dormido es llevarlo delicadamente hacia su cama para evitar que se lastime.

El sonambulismo ocasional no suele ser un problema y la mayoría de los niños lo superan. Si ocurre todas las noches y causa problemas, especialistas en desórdenes del sueño recomiendan a los padres tomar nota de cuándo sucede y despertar al niño suavemente 15 minutos antes de que ocurra. Esto generalmente permite interrumpir el ciclo.

Para empezar, están tan dormidos que probablemente no noten su presencia, incluso aunque intente despertarlos. Si lo logra, es posible que se desorienten a tal punto que se angustien.

Despertar a un sonámbulo no le provocará un ataque al corazón ni lo pondrá en coma, pero lo mejor que uno puede hacer es tratar de no despertarlo y llevarlo cuidadosamente a la cama para que no se lastime. Seguirá profundamente dormido y es probable que por la mañana no recuerde nada de lo ocurrido.

Publicidad
Artículos Recientes