Decora tu espacio a tu gusto, aunque vivas en una casa alquilada
noviembre 3, 2016 | Por - Laura Núñez

Cómo Decorar una Casa AlquiladaQue vivas en una casa rentada no significa que no puedas decorar a tu gusto, pues ese espacio es tuyo mientras vivas ahí y hagas tus pagos correspondientes. Claro, hay ciertas cosas que no se pueden hacer o que hay que tomar en cuenta para decorar cuando vives en casa o apartamento alquilado.

Lo primero es informarse con el propietario para saber qué podemos hacer y qué no. Hazle todas las preguntas que quieras en el momento de firmar el contrato de alquiler para que no tengas problemas a la hora de comenzar a hacer trabajos de decoración en el suelo y las paredes.

En general sí se pueden pintar todas las paredes del hogar sin la autorización del propietario, sobre todo si la pintura es vieja y los colores se han estropeado. Es mejor si solo si utilizas pinturas neutras, como blanco, crema, satinados, entre otras, pues estas tonalidades son sencillas y añaden luz, además destacan cualquier tipo de decoración.

Olvídate de los colores chillones que podrían dificultar el realquiler de la vivienda. Si no puedes vivir sin colores llamativos, háblalo con el propietario. De todas maneras, si la tentación es demasiado grande, decídete por papel tapiz, que podrás pegar en cualquier superficie y despegarlos cuando quieras.

Cómo Decorar una Casa AlquiladaAlgo que no puedes hacer es cambiar la distribución de las habitaciones. La forma de la vivienda no se puede modificar, así que queda terminantemente prohibido dividir el espacio o agrandar una habitación. Si quieres eliminar una pared, antes tendrás que hablarlo con el propietario para ver si está de acuerdo. Hay algunos que sólo autorizan modificaciones pequeñas. En cambio otros permiten llevar a cabo trabajos de mayores si se llega a un acuerdo.

Otra cosa importante es no pegar nada en el suelo. Aunque hay propietarios que aceptan que los inquilinos cambien el revestimiento del suelo, no todos son así. Para cambios de este tipo es mejor contar con su consentimiento y si puede ser por escrito, mucho mejor. Elige un único tipo de alfombra que se ponga encima del piso original sin necesidad de pegamento, así podrás escoger el color que quieras. Si no te gusta el color de los mosaicos y quieres cambiarlo, una vez más, debes contar con el acuerdo del propietario.

Debes recordar que aunque temporalmente ese sea tu hogar, y quizás llegues a comprarlo, ese apartamento o esa casa no es tuyo, así que limítate a decorar a tu gusto, no a cambiar el espacio drasticamente. No debes olvidar que todo lo que hagas debe ser dejado en su estado original cuanto te vayas, a menos que llegues a un acuerdo con el propietario.


Últimas Actualizaciones