¿Cómo controlar el consumo de dulces en exceso?

En más de una ocasión hemos sentido la “necesidad” de comernos algún dulce. “Aunque sea una menta”, es la frase que usan muchos, para expresar que no importa la cantidad, lo que hace falta es azúcar en su cuerpo. Aunque esto es común, especialistas en nutrición afirman que no es recomendable el consumo de dulces en exceso y que consumir muchas golosinas podría causarnos una dependencia a estos alimentos. Sabiendo esto, ¿Cómo podemos controlar el consumo de dulces para que no perjudiquen nuestro cuerpo? Aquí las sugerencias más importantes:

Conozca lo que provoca el deseo. Por lo general, el estado de ánimo es el que provoca los deseos de comer dulces. El estrés y el aburrimiento son dos vínculos comunes. Por eso el primer paso para controlar la situación es conocer aquello que provoca sus deseos, y evitar que tu estado de ánimo te incite a comer ciertos alimentos.

Estabilice el nivel de azúcar en la sangre.
La glucosa, el azúcar principal que genera la digestión, es una fuente esencial de energía para el cuerpo y el cerebro. Sin un suministro constante, uno se siente sin fuerzas. Cuando los niveles de azúcar disminuyen bruscamente, a menudo las personas se desesperan por reponerlos mediante el azúcar de acción rápida que se encuentra en la comida chatarra. Es necesario desayunar y consumir refrigerios a base de proteínas y fibras saludables a lo largo del día para evitar este riesgo.

Consuma más carbohidratos más complejos.
De igual modo, la teoría establece que, si se mejora la dieta en general, se calmarán las ansias de ingerir azúcar. Reemplace los carbohidratos azucarados por otros que se descompongan con más lentitud; por ejemplo, los carbohidratos complejos de granos integrales y verduras. Se sentirá saciado durante más tiempo.

Reemplace azúcar por frutas.
Las frutas contienen fructosa, que es un tipo de azúcar natural y es, a veces, más dulce que la sacarosa (azúcar refinada). También contiene menos calorías. La próxima vez que tenga antojo de comer dulces, pruebe algunas frutas secas, pasas o fresas.

Abastezca la cocina con inteligencia.
Para limitar en serio la ingestión de azúcar, es necesario hacer las compras a conciencia: Evite comprar dulces en exceso. Tenga a mano diferentes frutas y frutos secos, éstos son más saludables.

Haga ejercicio físico.
El ejercicio es un componente esencial para tener buena salud. Además es un buen antídoto contra los antojos. Esto se debe a que cuando uno hace ejercicio el cuerpo descompone glucógeno y libera moléculas de glucosa en el torrente sanguíneo, lo que de hecho produce un estímulo de azúcar.

Busque distracciones.
Si la distracción funciona con los niños, también puede funcionar con usted. Cuando se enfrente con el deseo de ingerir azúcar, trate de leer un libro, llame a un amigo o vuelque esas energías en un pasatiempo.

Modere la cantidad.
Si toma de la decisión de permitirse comer un postre que tiene azúcar, no es necesario que acabe con el envase de helado o se coma más de una porción de bizcocho. Modere las cantidades y disfrute la cantidad considerable que ha decidido comer.

Publicidad
Artículos Recientes