Comer saludable no tiene por qué ser caro
febrero 28, 2017 | Por - Laura Núñez

Muchas veces se cree que para comer sano es necesario invertir mucho dinero en productos especiales. Sin embargo es posible comer de manera saludable sin comprometer el presupuesto, organizándose para comprar alimentos ricos en vitaminas, proteínas y minerales que aporten bienestar a toda la familia.

Aquí te ofrecemos algunos consejos que te ayudarán a elegir mejor lo que consumes y a no gastar una fortuna:

1. Compra siempre las frutas y vegetales de temporada, ya que cuando están en su fecha las encuentras a mejor precio y de mejor calidad. Incluye alimentos de temporada en todas tus recetas, como ensaladas y bebidas, para así obtener todos sus beneficios alimenticios. Estamos en temporada de mangos, ¡aprovéchalos al máximo!

2. Diseña un menú semanal para tu familia y apégate a éste, así comprarás sólo lo necesario para cada semana y ahorrarás dinero que podrías utilizar en comprar más variedad de productos.

3. En tu lista de compras de supermercado dale prioridad a alimentos sanos, es decir bajos en grasas y azucares. Evita mientras puedas los dulces, galletas y picaderas para tus niños; en vez de eso ofréceles frutas y cereales para las meriendas.

4. Presta atención de los descuentos que ofrecen los supermercados locales. Cada día los principales supermercados del país ofrecen especiales que puedas aprovechar.

5. Organiza tus alimentos en la nevera o la despensa por su fecha de caducidad, para que consumas primero los que vencen antes.

6. Si sales a comer no tienes por qué sacrificar la comida sana. Puedes encontrar opciones saludables y a buen precio a la hora de comer fuera.


Últimas Actualizaciones