Aprende a cocinar sin sazones artificiales
octubre 20, 2014 | Por - Laura Núñez

No es extraño escuchar a alguien decir que “no puede cocinar sin sopita” y es que desde hace años los condimentos artificiales en polvo, en cubos, líquidos o en pasta forman parte importante de los ingredientes al cocinar cualquier comida. Sin embargo, estos no son saludables, ya que contienen muchas grasas saturadas y sal. Es por esto que queremos enseñarte que se puede cocinar sin sazones artificiales, usando especias y verduras naturales.

Es verdad que la pasta de tomate es muy práctica, porque aporta color y buen sabor a tus carnes, habichuelas y que decir de las pastas; pero esta puede ser fácilmente sustituida por la bija en polvo y por los mismos tomates naturales, que aportan sabor y sazón a cualquier alimento. Si se trata del color, un poco de azúcar morena caramelizada es ideal para darle el tono que quieras a tus carnes.

Cuando se trata de la llamada “sopita” y sazón en polvo estos se pueden sustituir por la gran variedad de hojas, especias y vegetales que existen como cilantro, orégano, perejil, pimienta, sal, ajo, cebolla, pimentones, ají, puerro, apio entre otras. Usando estas mismas, a continuación les dejamos unas recetas naturales y saludables sin ningún tipo de sazones artificiales.

Sopa de ajo y verduras
La clave del sabor en las sopas está en las verduras y en el saborcito a picante de ciertos ingredientes. En una olla con aceite saltee ajo, cebolla y verduras (cilantros y apio). Agregue los ingredientes que desee: vegetales, fideos o trozos de pollo sazonado, eche sal al gusto, tape y deje cocinar.

Papas salteadas
Corte las papas en cuadros medianos o en rodajas gruesas. Puede dejarles las cáscaras si gusta. Hiérvalas en abundante agua con sal sin dejar que se ablanden del todo. Deje enfriar. Póngalas en un sartén con un poco de aceite bien caliente. Condiméntelas con sal, pimienta y perejil y déjelas dorar.

Pechugas de pollo
Sazonar pechugas de pollo para hornearlas, hacerlas fritas o a la plancha es más fácil de lo que parece. Basta con un poco de sal y pimienta molida y, al gusto, un poco de jugo de limón. Un adobo clásico para sazonarlo se consigue mezclando en la licuadora ajo, perejil, aceite y jugo de limón.

Fuente: LD


Últimas Actualizaciones