Consejos de Familia: Cómo Adaptar un Perro a un Bebé

Llevar a tu bebé a casa es un momento emocionante para usted. Sin embargo, tu perro puede tardarle un tiempo en adaptarse al nuevo miembro de la familia, pero presentamos algunos consejos útiles que facilitará la adaptación de mascota a un bebé.

Antes de la llegada del bebé, dedica un tiempo cada día para entrenar a tu perro. Asegurate de que responda fácilmente a los comandos básicos como “Sentarse” o “Quédate”. También debe aprender a no saltar, ladrar y subir a los muebles. Recompense su comportamiento con obsequios y alabanzas.

Desensibilice a su perro con los nuevos sonidos y olores asociados con la presencia de su bebé, ya que estos pueden ser abrumadores para su mascota si se los presenta de una vez. Toque sonidos de bebé (llantos y risas) y preséntele las fragancias, lociones y cremas para que su perro se acostumbre a los nuevos cambios de su hogar.

Durante un tiempo, debes mantener a tu perro alejado del bebé. Establezca un lugar seguro para su perro y entrenelo para que respete los nuevos límites. Cambia el lugar donde duerme tu perro. Si no quieres que tu perro entre en la habitación del bebé, cierra la puerta cuando no estás dentro de la habitación. Puedes colocar puertas de bebé para mantener tu perro afuera.

Cuando el bebé llega a casa por primera vez, saluda a tu perro con muchas alabanzas y abrazos, pero asegúrate de que no salte sobre el bebé.

La llegada de nuevo bebé cambiará completamente su rutina y la de su mascota. El bebé tomará la mayor parte de tu atención, y este cambio resultará que su perro pueda sentirse herido o celoso. A pesar los cambios en su rutina, es importante que mantengas una buena relación con tu perro para que comprenda que tanto él como el bebé pueden convivir felizmente. Dale a tu perro atención cuando su bebé está cerca. Camina a tu perro a diferentes horas del día y cambia los horarios de alimentación. Considera contratar a un paseador de perros y pídeles que lo lleven a pasear ocasionalmente para que su perro pueda acostumbrarse a caminar sin usted.

Al presentar a tu perro a los niños, debes tener cuidado, ya que los bebés y los niños pequeños pueden ser atemorizantes por sus movimientos repentinos o sonidos agudos. Asegúrate de mantener al perro con correa y esté atentó de comportamientos problemáticos como ladridos continuos o gruñidos. Recuerda de alabar a tu perro cuando muestre buen comportamiento.

Publicidad
Artículos Recientes