Botox: Técnica para Combatir las Arrugas y Lucir Años Más Joven

Envejecer es una ley de la vida, rejuvenecer tu piel a través de métodos novedosos de belleza es una decisión inteligente. Antes las cirugías estética y otras técnicas de rejuvenecimiento era solo un capricho de divas, sin embargo, hoy en día estas prácticas se han vuelto muy comunes.

Una de las opciones útiles para el rejuvenecimiento es la toxina botulínica, conocida comúnmente como Botox. Este es un tratamiento que sirve para combatir las arrugas que aparecen con la expresividad del rostro.

¿Qué es?
Es una de las diez toxinas del botulismo, una enfermedad peligrosa provocada por los alimentos en mal estado, infectados por la bacteria “clostridium botulinum”.

¿Es tóxica?

En grandes dosis estas toxinas pueden resultar letales, pero la dosis que se inyecta en las arrugas es mínima y no resulta peligrosa. Desde hace muchos años se utiliza también para corregir el estrabismo.

¿Cómo se aplica?

El tratamiento implica una inyección de la neurotoxina directamente a los músculos de la cara, que sólo requiere anestesia tópica local.

¿Cómo actúa?
Esta sustancia consigue bloquear los impulsos que parten de las terminaciones nerviosas y que contactan con la musculatura facial, de tal manera que dicho músculo no se pueda contraer. Utilizada adecuadamente no causa una expresión de congelación facial.

¿Cuánto dura su efecto?

No es un tratamiento permanente, su efecto desaparece a los seis meses, lo que obliga a someterse a nuevas sesiones, si el paciente lo desea. Su ventaja es que si no está conforme con los resultados, puede repetir el tratamiento transcurrido ese tiempo. En personas mayores de 65 años suele ser menos efectivo que en pacientes más jóvenes.

¿Dónde se aplica?
En la zona frontal y periorbiculares del rostro y en el entrecejo. También suele utilizarse para levantar las cejas, acabar con las arrugas del escote, las del mentón y las del cuello, pero éstas últimas necesitan manos muy expertas.

¿Duele?

Son pinchazos molestos, pero no dolorosos. En personas muy sensibles al dolor se suele aplicar anestesia en crema o spray.

Publicidad
Artículos Recientes