Helados, ricos en sabor y en beneficios para el organismo
mayo 7, 2016 | Por - Norys Velez

Beneficios de Comer HeladoPara compartir con amigos, en familia, con tu pareja o simplemente para combatir el calor, el helado es uno de esos pequeños placeres que le dan color y sabor a la vida cotidiana. El helado es un placer que a todos nos fascina. Comerlo es una experiencia que disfrutas al máximo, pero además te aporta una gran cantidad de nutrientes y es parte de una alimentación correcta.

Además de ser delicioso y refrescante, el helado es una buena fuente de vitaminas, minerales, carbohidratos, proteínas, fibra y lípidos, porque contiene ingredientes como leche, fruta, nueces, chocolate, etcétera.

Durante años hemos pensado que no incluir helados en nuestra rutina alimenticia no es recomendable por la gran cantidad de calorías que contiene, sin embargo estudios de expertos en nutrición aseguran que si consumes helados con moderación no aumentarás de peso, debido a que los ingredientes básicos que posee, como leche, edulcorantes artificiales, glucosa, gluten y lactosa, aportan nutrientes al cuerpo.

Es importante saber que las grasas presentes en los helados son por lo general de origen animal, por lo que aumentan el nivel de colesterol.

Beneficios con sabor a chocolate

Los helados de chocolate contienen sustancias que actúan sobre el sistema nervioso central produciendo endorfinas, que provocan una reducción del dolor, el estrés y la ansiedad, cambiando por una sensación de bienestar.

Una cura para el estrés y la depresión

La mayoría de personas cuando están tristes o deprimidos buscan consuelo en un delicioso helado.

Según especialistas de la conducta, esta actitud viene de que cuando somos niños, generalmente nos premian con helado si hacemos algo bien. En las fiestas nos brindan helado, cuando vamos de paseo nos regalan un helado, y comúnmente los padres demuestran a los niños que “un helado no se come todos los días”, por estas razones asociamos el helado con felicidad y que por ende nos aleja el estrés y la depresión.


Últimas Actualizaciones