El Barrio Chino de Santo Domingo

La mezcla de culturas ha sido una de las características principales de la República Dominicana, la misma  incluye la presencia de extranjeros de todos los puntos del mundo, entre ellos los de la lejana china, cuya cultura se manifiesta mucho más en el Barrio Chino de Santo Domingo.

Un lugar tan física como ideológicamente alejado de esta media isla, llego con sus costumbres intactas de la mano de algunos nativos, que a pesar de proceder de una nación desarrollada, se prendaron de los encantos dominicanos y se establecieron mayormente en la  provincia la Romana a finales del siglo XIX.

No hizo falta mucho esfuerzo para que los nacionales cedieran de igual manera a la cultura china e incluyeran en su dieta platos como el chow suey, el chofan y los egg rolls.

Los extranjeros poco a poco fueron acomodándose hasta llenar algunas zonas donde colocaron sus negocios y de alguna manera su comunidad. En la ciudad de Santo Domingo este lugar fue la avenida Duarte el punto donde se establecería lo que hoy día se conoce como el Barrio Chino.

Este fue fundado en el mes de abril del año 2008, inaugurado por el Presidente Leonel Fernández junto a la directiva de la organización “Flor para todos”, una institución que promueve la cooperación, la educación, la autogestión, las comunicaciones, el arte y el conocimiento general de la cultura china en la región del Caribe, y que en Santo Domingo esta encabezada por Rosa NG.

Dos grandes arcos con diseños asiáticos enmarcan parte del espacio que ha sido designado para esta comunidad no solo constituida por extranjeros de origen chino sino también de otros residentes de origen asiático como vietnamitas, japoneses y coreanos. Dentro de la zona delimitada como barrio chino se pueden encontrar parques, fuentes y diversos negocios.

El camino de este tramo esta ornamentado por estatuas de personajes reales y legendarios de la cultura china. Estos cuentan con su descripción en  placas estratégicamente ubicadas en el mismo monumento.

La mayoría de los negocios que se localizan dentro de los límites del pintoresco barrio, son manejados por extranjeros asiáticos, predominando los restaurantes de comida china, aunque también hay tiendas de ropa, comida  y electrodomésticos de manufactura china.

Además de un mercado de vegetales, de igual origen, improvisado en algunas aceras.
Tanto los vegetales como los productos que se ofertan en los diferentes comercios  tienen la capacidad de sorprender a quienes no están muy empapados con la gran capacidad creativa de estos forasteros.

Para aquellos interesados en conocer el verdadero espíritu del pueblo dominicano, combinado con la rica cultura china, tiene en el Barrio Chino el sitio ideal para empaparse de esta curiosa realidad; Pues localizándose en una de las arterias comerciales más activas de la ciudad, el visitante podrá ver el verdadero ritmo de un día normal en el calor de Santo Domingo.

Publicidad
Artículos Recientes