Adicción al Trabajo: ¿Podría ser un adicto al trabajo?

Adiccion-al-TrabajoLa adicción al trabajo se describe como una necesidad incontrolable de trabajar constantemente. Aunque no existe una definición médica generalmente aceptada de tal condición, está relacionado algunas formas de estrés, trastorno del control de impulsos y trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad.

La adicción al trabajo suele considerarse una característica positiva más que un problema. La percepción común de alguien que trabaja en exceso suele ser una persona responsable y ética.

Sin embargo, esta adicción es impulsada por la compulsión más que un sano sentido de cumplimiento. Puede ser un problema muy real, ya que puede interferir con el funcionamiento y las relaciones de manera similar a otras adicciones.

Es común entre personas que ponen mucho esfuerzo y dedicación en su trabajo o están muy comprometidos con su vocación. En realidad, estas personas pueden estar demasiado preocupadas y angustiadas por su trabajo, gastando mucha energía y esfuerzo trabajando y dañando sus relaciones no laborales y actividades fuera del trabajo.

Los adictos al trabajo son impulsados de estar ocupados todo el tiempo. Realizan tareas que no son necesarias y tienden a ser trabajadores no productivos. Además, tienen dificultades para trabajar como parte de un equipo, ya que realizan demasiadas labores a la vez y tienen problemas confiando con los compañeros de trabajo.

Otros signos comunes de esta condición incluyen pensando obsesivamente en cómo trabajar más, trabajar excesivamente para mantener su propia autoestima y afrontar sentimientos de depresión, ansiedad o desesperanza, e ignarar sugerencias o peticiones de otros para reducir el trabajo.

El exceso de trabajo o preocupación por el trabajo puede resultar en serios problemas de salud. A menudo, sufren de problemas de sueño, lo que resulta en el deterioro de las funciones cerebrales y cognitivas.

En Japón, la adicción al trabajo es considerado un serio problema social que conduce a la muerte temprana.

Si usted piensa que puede ser un adicto al trabajo, tome un descanso y ve cómo se siente. Si no puede dejar de pensar en el trabajo y si siente que debe trabajar para evitar otras responsabilidades o sentimientos incómodos, es probable que deba buscar tratamiento de un profesional de la salud mental.

Publicidad
Artículos Recientes